jueves, 28 de febrero de 2013

el miedo al compromiso

En principio el miedo no es algo negativo, se trata de un mecanismo de defensa que crea nuestra mente cuando percibimos una situación de riesgo. Ahora bien, cuando la situación de supuesto riesgo se produce ante un estímulo positivo, se trata de un miedo irracional y éste siempre tiene como base una inseguridad. ¿Por qué surge el miedo? Digamos que nosotros nos hemos creado una especie de burbuja de bienestar, a nuestro modo y semejanza. El miedo aparecerá cuando vemos peligrar dicha burbuja, es decir, cuando creemos que va a producirse un cambio que pueda desestabilizar nuestra seguridad. Si consideramos una relación como algo que nos quita (pérdida de intimidad, compartir tiempo de descanso, estar al pendiente del otro, etc.) y no que nos aporta (amor, compañía, bienestar, etc.), entonces es cuando aparece el miedo. El miedo pone en la balanza los recursos que uno tiene y aquello que tenemos que afrontar. Cuando se produce un desajuste en esta balanza, es cuando se hace presente. Por tanto, es una cuestión de inseguridad y de no conocerse bien a uno mismo, lo que conlleva malestar y frustración. ¿Qué suele pasar cuando uno no sabe reconocer sus propias capacidades y habilidades emocionales? Tiende a evitar aquello que despertó su alarma de amenaza inminente. No deja de ser una mala adaptabilidad a los cambios, que por otro lado anhelamos, pero que nos cuesta reconocer. Nos vemos como frágiles o débiles y nos ponemos una coraza para supuestamente no nos puedan tocar, pero obviamos lo más importante: la amenaza somos nosotros mismos, no el entorno. ¿Qué características suelen identificar a este tipo de personas? Les cuesta tomar decisiones personales porque temen el cambio y salirse de su zona de seguridad. Son personas rígidas en el trato, quieren tenerlo todo controlado. La falta de control es lo que les hace activar los mecanismos de alarma. Suelen tener dificultades en expresar sus propias emociones. Intentan no profundizar en lo que sienten o piensan respecto a alguien o algo y ello provoca problemas de comunicación con los demás. En muchas ocasiones se sienten inseguros de si mismos y no soportan ver la seguridad en otros, por lo que inconscientemente crean disonancias cognitivas como convenciéndose de que esa persona no es tan maravillosa como se muestra ante los demás. Hemos de tener en cuenta que el carácter y personalidad que tenemos en nuestra etapa adulta va muy de la mano de la relación afectiva que hemos tenido con nuestros progenitores en la infancia. Es por ello que una familia que haya protegido mucho a su hijo, haya sido muy rígida en su educación o demasiado permisiva, hace que la persona no pueda desarrollar sus propias estrategias de afrontamiento para valerse por sí misma. ¿Cómo suelen actuar? En el terreno emocional suelen ser personas muy atractivas, grandes conquistadores, ya que tienen esa necesidad de tener una relación estable, por su carencia afectiva. Por el contrario, cuando ya se ven dentro de la relación empieza el miedo y se crean situaciones de confusión en sí mismo y en el otro. Es aquí cuando se produce la disonancia cognitiva que mencionaba anteriormente, la mente empieza a crear pensamientos de alerta porque no soporta las propias incongruencias (no es la persona que busco, no va a poder ofrecerme lo que quiero, no voy a cumplir sus expectativas, en verdad no quiero tener una pareja estable, aún me quedan muchas cosas que experimentar y que no podría hacer si estoy en pareja, etc.). En cierta forma, la falta de estrategias y de conocimiento sobre uno mismo hace que se busque justificación a la propia inseguridad y temores. Al final como no se tienen las capacidades para asumir el miedo y gestionar el malestar, se buscará romper la relación para recuperar la estabilidad y huir del descontrol. Cómo afrontar el miedo al compromiso El primer paso es admitir que tenemos unas limitaciones emocionales en las que tenemos que trabajar. Evaluando las verdaderas necesidades y arriesgándonos a afrontar los miedos, éstos desaparecerán. Por tanto, una buena autoestima es la base de todo. Al miedo se le vende encarándolo. Hay una frase de Jiddu Krishnamurti que dice “Haz lo que temes y el temor morirá”, pues así mismo es. Para ello nos vamos a servir de una serie de estrategias: No vamos a evitar aquello que nos da miedo, huir no soluciona el problema. Hemos de ir introduciendo pequeños cambios que poco a poco ayuden a la mente a entender que seguimos teniendo el control de la situación, ya que como es lo que más nos asusta hay que educarla. Si una característica tiene la mente es que es muy plástica, ¿esto qué quiere decir? Que entrenándola se adecua a lo que queramos. Valorarse a uno mismo fortalecerá la seguridad en las acciones y decisiones que tomemos. Por tanto necesitamos hacer un reconocimiento positivo de nuestras capacidades y limitaciones, ya que una limitación no es algo negativo, se necesitan de ambas para encontrar el equilibrio. Es básico empezar a expresarse emocionalmente, sobre todo la parte negativa de nuestro malestar. De esta manera reduciremos tensiones y por tanto nos relajaremos más. Si al principio cuesta hacerlo con otras personas, escribiéndolo se puede empezar uno a entrenar, además de que nos sirve para reflexionar. La clave de toda buena relación es la comunicación y la confianza, sin ellas no hay pareja que sobreviva de una manera sana. Por lo que el objetivo tiene que ser lo que se conoce como asertividad, es decir, decir en todo momento lo que se piensa y siente sin entrar en herir a nuestro interlocutor, en este caso nuestra pareja. - See more at: http://www.gentetoday.com/estilo-de-vida/como-superar-el-miedo-al-compromiso/#sthash.ugi6JWdl.dpuf

domingo, 23 de diciembre de 2012

Veganismo ¿Que es ser vegano?


El veganismo es una filosofía y un estilo de vida basado en el respeto hacia los animales que tienen capacidad para sentir. Para respetar a dichos animales, los veganos tienen en cuenta sus intereses, y por ello no usan ni consumen productos de origen animal. "El veganismo es una filosofía de vida que excluye todas las formas de explotación y crueldad hacia el reino animal e incluye una reverencia a la vida. En la práctica se aplica siguiendo una dieta vegetariana pura y anima el uso de alternativas para todas las materias derivadas parcial o totalmente de animales". Donald Watson, miembro fundador de la Sociedad Vegana (Vegan Society) Para, en la medida de lo posible, no perjudicar a los demás animales sintientes, el veganismo a grandes rasgos se traduce en la práctica en lo siguiente: Alimentación: los veganos siguen una alimentación vegetariana estricta o pura, es decir, no se alimentan con productos de origen animal. Vestimenta, calzado y otros usos: los veganos rechazan los tejidos y materiales de origen animal. Ocio: los veganos rechazan los espectáculos en los que se usan animales. Productos probados en animales: los veganos evitan los productos que están elaborándose mediante experimentación animal y promueven alternativas. Compraventa: los veganos rechazan la existencia de compraventa de animales, pues rechazan que estos tengan un estatus de propiedad. La compra de un animal para salvarle la vida tiene poca efectividad, pues se enriquece a quienes explotan animales y el animal salvado es sustituido por otro. En cuanto a animales de compañía, los veganos promueven la adopción. En este Memorándum la palabra "veganismo" denota una filosofía y una forma de vida que tiene por objeto excluir -tan lejos como esto sea posible y práctico- todas las formas de explotación y crueldad hacia los animales usados para alimentos, ropa o para cualquier otro fin; y por extensión, promueve el desarrollo y la utilización de alternativas que estén libres del uso de animales en beneficio de los seres humanos, de los animales y del medio ambiente.

Pollo a la mostaza, receta


Ingredientes para 2 personas 2 cuartos traseros de pollo, 2 patatas medianas, 1 cebolla, mostaza, sal, vinagre, pimienta y AOVE lo primero es cortar las patatas en rodajas y la cebolla por la mitad. Si no os gusta el sabor de la piel de la patata, podéis pelarlas. Después, colocamos los cuartos traseros, las patatas y la cebolla en una bandeja que previamente habremos cubierto con papel de aluminio untado con un poco de aceite. Salpimentamos e introducimos la bandeja 25 minutos en el horno precalentado a 200º. Si te gusta el pollo muy hecho, déjalo 30. Ahora nos ponemos con la salsa de mostaza, el único punto ligeramente complicado. Para ello, mezclamos mostaza en abundancia con un buen chorro de aceite, un poco de vinagre (de jerez o de módena si es posible), sal y pimienta. La salsa resultante tiene que ser más bien espesa, pero sin llegar a quedarse pegada a la cuchara como lo haría la mostaza. Lo normal es que esto nos haya llevado poco más de cinco minutos y el pollo siga en el horno, así que podemos aprovechar para recoger un poco la cocina, preparar la mesa o tomarnos una cerveza fresquita, que es lo que hice yo. Transcurridos los 25 minutos, sacamos la bandeja del horno y untamos el pollo y las patatas con la salsa. Sed generosos, o luego os arrepentiréis de no haber puesto más. Una vez tenemos todo bien recubierto, volvemos a meterlo en el horno durante 20 minutos, que es el tiempo necesario para que la salsa se dore sin llegar a quemarse y que el pollo se acabe de asar, absorbiendo de paso el sabor de la mostaza. Cuando esté listo, servimos rápidamente, acompañando los cuartos traseros con algunas patatas, media cebolla y un poco de hierbabuena, que además de decorar, le da un aroma muy especial al plato mezclada con los efluvios de la mostaza. Tiempo de elaboración | 1 hora